He tirado mi voto a la basura…

Publicado: 25 mayo, 2014 en Pensamiento

Pasan unos minutos de los resultados oficiales finales, y la verdad, me encuentro bastante desolado. El panorama no es nada halagüeño si eres de los que todavía te crees el cuento de la democracia. Si miras hacia el corazón de Europa, te encuentras con que la otrora poderosa Francia, ha caído en la mano del neo-fascismo. El Le Penismo gana las europeas. España para colmo de sus males, cae en las garras del auge del neo-marxismo… Misma mierda, distinto collar.

Y es que estoy muy dolido. No es el resultado en sí, sino el haberme dejado llevar como un colegial por el auge de la atomización de las ideologías. La situación es peliaguda, puesto que nos hemos creído a pies juntillas el mantra de los pequeños partidos políticos, abriendo la puerta a los demonios del pasado. La democracia no puede basarse en la creencia de que pueden coexistir cuarenta formatos ideológicos. Eso solo conduce a la malformación de una sociedad, cada vez más dividida, cada vez más incomprendida. La excusa ha sido la corrupción de los grandes bloques…. pero siendo honestos, ¿quién garantiza que los que van llegando van a ser más honrados, salvo por la propia creencia ? Evidentemente cuando se vota hay que mirar mil matices, pero uno que yo he olvidado, es de lo más fundamental; que representa lo que estoy votando. Puede ser que no me haya ido al extremo -ni a derecha, ni a izquierda-, pero no he entrado de pleno en la pregunta fundamental. Lo que se pretende.

Capturac

El extremismo avanza… En toda europa. Da igual el signo o el color. Un señor como Pablo Iglesias, con un millón de votos, adoratriz del manejo a la “venezolana”… Es una mala noticia. Finalmente la corrupción de los grandes bloques convirtió el parlamento europeo en una mezcla de partidos antisistema, fascistas, ultras, … bandidos demócratas…

Cuando he acudido a votar, he sentido un tremendo escalofrío. Iba a votar, eso lo tenía claro, pero no iba a votar con pragmatismo. Por primera vez acudí a votar con la víscera, con el corazón. Hastiado de tanto titular, de tanta historia, dejé de lado una máxima que aprendí con el tiempo; no votaba un proyecto global, sino simplemente protestaba. El quejido me ha salido caro, puesto que la Unión Europea, democráticamente está en su hora más infame. ¿Imaginan un proyecto global, caracterizado por el batiburrillo ideológico de chavistas, marxistas, fascistas, racistas y todos los -istas horribles que se puedan proyectar? Pues exactamente ese es el panorama al que nos enfrentamos. Me ha faltado la lucidez para comprender que los grandes bloques, eran corruptos, pero los nuevos lo serán -no lo duden- y además ya de antesala, me traen la carta de naturaleza de no creer en la libertad y en la democracia. Nacionalismos, rancios modelos, antiliberalismo… Y he colaborado abriéndole la puerta.

Tengo claro que los “nuevos” van a traer sus consecuencias. Me han engañado. Me he dejado llevar por su canto de sirena, de novedosa protesta, y simplemente he colaborado con el “PODEMOS” acabar con la democracia de los radicales, por gritar yo tan alto como ellos, el vergonzante grito de “NO PODEMOS” salvar la democracia. Europa tendrá que capotear con la estridencia económica, el racismo, el nacionalismo, el fracasado marxismo como modelo de progreso… ¡¡Razón, por qué te he abandonado!!

Un Saludo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s