Archivos de la categoría ‘Pensamiento’

Anoche tuve una de las discusiones más reveladoras de mi vida…

La cosa comenzó con la costra habitual de los “recortes”. Mi parecer siempre ha sido que todo aquello que pueda hacer la el pueblo(privado) no debe ser ejecutado por el poder(estado). Para iniciados; una postura liberal. Si resulta que el estado ROBA siempre que puede (empíricamente lo hace), es absurdo pretender otorgarle funciones que bien podrían hacer la iniciativa privada -y también robar, por supuesto, sobre todo si depende nuevamente de los políticos-. Pues nada, el titular impactante, el titular repetitivo, YO DEFIENDO LO PÚBLICO…

Y ahí comenzó la extraña deriva. De un modo u otro, no acordábamos ni en forma ni fondo, sobre el desempeño de determinados servicios. Preguntaba yo que tenía de esencial la recogida de basura, el transporte urbano, la propia educación…. o la sanidad si cabe, para tener que ser perfectos monopolios intocables de una administración que de dos se lleva tres, de tres no menos de seis… porque no debía ser gestionada por la iniciativa privada, evitando impuestos y generando riqueza y empleo..

Evidentemente no existía argumento lógico y sensato que conviniera lo público como realmente esencial y necesario para el desempeño de los citados servicios, y como tal, hubieron de tirar del sentimiento… Sino es con Juana, sirva la hermana… Ya que no se convencía sobre la lógica económica, se me indicaba de la “calidad” producida por los servicios públicos citados. Mi contestación era el ratio de producción y el coste operativo… En todos redundaba finalmente, y aunque hablar del precio no sea de caballeros, en unos salarios finales en torno a los 2000€/operario, sin entrar en escalas más superiores. Mi contestación evidente; caro para ser pagado por los impuestos ciudadanos… Más cuando el sector privado lo hacía por mucho menos…

manifestacion-manzanares1

¿Usted se lo cree? No, ni mucho menos. Lo público puede ser lo más ajeno que pueda existir. Un modo de vida, un planteamiento de parasitación de la sociedad. Evidentemente decir que “ES DE TODOS” suena lindo, aunque solo se beneficien los mismos. De todos simplemente es la necesidad de pagar los muchos excesos de -ahora que está de moda- otra casta privilegiada; los intocables.

Y es aquí dónde salía a relucir la verdad de la “DEFENSA DE LO PÚBLICO”. La trampa tendida, y el argumento estándar a punto de ser utilizado; “pues claro, es que el estado debe crear empleo de calidad…”. Mis ojos como platos soperos daban en la clave de la cerrazón ultramontana de aquellos partícipes de lo público desde dentro de lo público. Siendo un “servicio público”, atiende perfectamente a su definición pero al revés… Se sirve de lo público, generando un estado particular de ventaja al resto de la sociedad, a la que teóricamente debe servir. Resumido, el empleo público amordaza al pueblo para sostener empleos cargados de ventajas y privilegios.

Trabajar en lo “PÚBLICO”, no es un secreto que significa un plus económico -salvo en contadas ocasiones-, y de seguridad laboral -vamos que no echan ni al tato-, tampoco que es un modelo de ineficiencia burocrática, dónde para mover un triste papel, una triste escoba, cualquier función, se mueven 3 o 5 operarios, o hacen falta 5 o 6 requisitos absolutamente pueriles y absurdos. Finalmente queda claro, que lo público simplemente sólo pretende explotar a la sociedad a la que dice servir… La “DEFENSA DE LO PÚBLICO”, no es más que la cantinela de aquellos que ya están dentro, para evitar tener que estar fuera…

Sin más.

Syriza frente a Europa

Publicado: 5 enero, 2015 en Pensamiento

Se encuentra el marxismo en un punto de moral álgido. Uno escucha a sus renovados seguidores, y ya estamos a vueltas con las creencias del siempre jamás; el marxismo, es científico que tarde o temprano se acabe por imponer, derrotando a la permanentemente en decadencia, sociedad democrática y liberal. Los tiempos parece que favorecen la vuelta al ruido de los camaradas.

Sin duda alguna el hundimiento del sistema comunista acaecido en la última década del siglo XX, ha sido olvidado. En parte la memoria es flaca, y en mayor medida, el liberalismo y la democracia, no ha sabido mantener la tensión necesaria en un mundo sin oponentes. Sea como fuere, veinticinco años después de aquel colapso estrepitoso, revelador de una verdad sólo oculta por la opacidad de aquellos regímenes-fracaso, ante la severa crisis económica, se nos muestra que la solución a los problemas, pasa inequívocamente por aquellas mismas recetas. Por doquier surgen los argumentos que no más de una década atrás, todavía parecían tabú debido a la cercanía insistente de una historia nada halagüeña. El marxismo abandona las catacumbas y como un vendaval promete arrasar con todo.

Ciertamente que no es nuevo que el combustible del marxista, deban ser los quebrantos y grietas del modelo capitalista-democrático -dígase así- y por supuesto ha sido de enorme falta de previsión, que la horda demagoga reiniciara unas máquinas en apariencia olvidadas. Realmente tras aquel impresionante colapso, a nadie se le ocurrió ir más allá y juzgar que había ocurrido allí, dentro de la otra parte del telón. La cosa se dejó estar, en un limbo beneficioso para aquellos, explotando ahora de un modo abrupto en forma de encuestas electorales que a muchos parecen sorprender y a otros cuando no, directamente asustar. Y por supuesto, no es para menos.

El auge europeo de movimientos de izquierda-radical puede dar al traste con la Unión Europea tal y como la conocemos. No piense el lector euroescéptico que eso significará el fin de la unión. Partidos de cargado marxismo como Syriza y Podemos, hablan de cambio en su efecto de euforia en avalancha, sin darse cuenta de que está a punto de gestarse la Europa de siempre; la de las dos velocidades. Alemania ya advierte al electorado griego de que una victoria de Syriza y su extravagante modelo de gobernar abusando del gasto público por encima de sus posibilidades productivas, puede conducir inequívocamente a la salida de Grecia del marco económico del euro.

Europa ya ha decidido extirpar de raíz los eslabones más débiles tanto económica, como políticamente, de su proyecto. Podría decirme el lector favorable a estos posicionamientos que Alemania interviene decisivamente en la política interior griega -y por ende de España-. Yo contestaría que simplemente defiende los intereses de sus préstamos en peligro de impago. Una cosa es que uno tenga pensamiento extravagante, y otra, que espere que los demás acepten sus delirios como parte de la normalidad. El defecto radica en la implantación merced la crisis, del pensamiento del impago, el gasto desmedido, como proyecto de futuro. Syriza y Podemos, por encima de sus ocultas ideologías rancias, inoculan a la sociedad de la creencia de que eso puede funcionar.

Cambio no se va a producir ninguno. Europa ya cuenta con que determinadas partes de la unión deberán salir, como manzanas podridas del cesto. Syriza y Podemos pueden ser la constatación de un fracaso mayúsculo de proyectos caducos ya en su nacimimiento, en base a sus alardes antieuropeos. Por contra, estamos a punto de perder décadas de construcción en base a extraordinarias creencias autogestionarias. La salida de la unión no sólo no acabará con esta, sino que puede ser que la fortalezca. Evidentemente una europa de dos velocidades; la rápida y productiva, liberal y democrática, la lenta y derrochadora, marxista y demagoga. Quizás sea la lección que los liberales tuvieron la oportunidad de mostrar hace veinticinco años, y nunca hicieron…

Un Saludo.

Breve historia de España en el siglo XX para niños, cortos, y parcos de reflejos..

Érase dos niños que vivían en la misma calle. Cada vez que bajaban a jugar se peleaban. ¡¡República!!…¡¡Monarquía!!… ¡¡Idiota!!…¡¡Tú más!! …¡¡Llevo razón!!…¡¡La llevo yo!!… Así día tras día. Un día la discusión se les fue de las manos y la emprendieron a bofetadas terribles… ¡¡Plas, Plos, Bum, Bam, y todas las onomatopeyas posibles!!

En estas que apareció un papá, les soltó tremendo guantazo y les dijo… Ya no jugáis más, no podéis estar juntos. ¡¡A estudiar y trabajar, y punto, he dicho!!

dos-ninos-juegan-al-caer-la-tarde-en-Africa

¿Saben por qué de niño jugamos con tanta facilidad? Pues no estamos llenos de prejuicios ni de superioridad moral. Simplemente generamos el espacio necesario para que todos puedan expresarse lo más libremente posible… De ahí que los humanos seamos demócratas por genética. Un niño que impone, exige, violenta… Acaba jugando sólo… Tenemos tanto que aprender de los niños…

Pasó mucho tiempo hasta que el papá severo e intransigente se marchó, y entonces los niños se atrevieron a bajar a la calle. Se dijeron, venga, y no nos peleamos más, ni República ni Monarquía, ni para ti, ni para mi…. Una Monarquía constitucional parlamentaria…. ¡¡A eso jugaremos!!!! Se abrazaron y sonrieron…

Pasado cierto tiempo, no mucho, uno de los niños dijo… Bah, esto es un rollo, yo quiero jugar a República…. A lo que el otro réplico, ¿Pero no habíamos llegado al acuerdo de jugar a lo mismo? Bah, a mi me aburre ya… Entonces, gritó…¡¡República!!.. y el otro replicó.. ¡¡Monarquía!! ……¡¡Idiota!!… ¡¡Tú más!!… ¡¡Llevo razón!!…¡¡La llevo yo!!….

Y dejaron de jugar al juego de entenderse y quererse…

He tirado mi voto a la basura…

Publicado: 25 mayo, 2014 en Pensamiento

Pasan unos minutos de los resultados oficiales finales, y la verdad, me encuentro bastante desolado. El panorama no es nada halagüeño si eres de los que todavía te crees el cuento de la democracia. Si miras hacia el corazón de Europa, te encuentras con que la otrora poderosa Francia, ha caído en la mano del neo-fascismo. El Le Penismo gana las europeas. España para colmo de sus males, cae en las garras del auge del neo-marxismo… Misma mierda, distinto collar.

Y es que estoy muy dolido. No es el resultado en sí, sino el haberme dejado llevar como un colegial por el auge de la atomización de las ideologías. La situación es peliaguda, puesto que nos hemos creído a pies juntillas el mantra de los pequeños partidos políticos, abriendo la puerta a los demonios del pasado. La democracia no puede basarse en la creencia de que pueden coexistir cuarenta formatos ideológicos. Eso solo conduce a la malformación de una sociedad, cada vez más dividida, cada vez más incomprendida. La excusa ha sido la corrupción de los grandes bloques…. pero siendo honestos, ¿quién garantiza que los que van llegando van a ser más honrados, salvo por la propia creencia ? Evidentemente cuando se vota hay que mirar mil matices, pero uno que yo he olvidado, es de lo más fundamental; que representa lo que estoy votando. Puede ser que no me haya ido al extremo -ni a derecha, ni a izquierda-, pero no he entrado de pleno en la pregunta fundamental. Lo que se pretende.

Capturac

El extremismo avanza… En toda europa. Da igual el signo o el color. Un señor como Pablo Iglesias, con un millón de votos, adoratriz del manejo a la “venezolana”… Es una mala noticia. Finalmente la corrupción de los grandes bloques convirtió el parlamento europeo en una mezcla de partidos antisistema, fascistas, ultras, … bandidos demócratas…

Cuando he acudido a votar, he sentido un tremendo escalofrío. Iba a votar, eso lo tenía claro, pero no iba a votar con pragmatismo. Por primera vez acudí a votar con la víscera, con el corazón. Hastiado de tanto titular, de tanta historia, dejé de lado una máxima que aprendí con el tiempo; no votaba un proyecto global, sino simplemente protestaba. El quejido me ha salido caro, puesto que la Unión Europea, democráticamente está en su hora más infame. ¿Imaginan un proyecto global, caracterizado por el batiburrillo ideológico de chavistas, marxistas, fascistas, racistas y todos los -istas horribles que se puedan proyectar? Pues exactamente ese es el panorama al que nos enfrentamos. Me ha faltado la lucidez para comprender que los grandes bloques, eran corruptos, pero los nuevos lo serán -no lo duden- y además ya de antesala, me traen la carta de naturaleza de no creer en la libertad y en la democracia. Nacionalismos, rancios modelos, antiliberalismo… Y he colaborado abriéndole la puerta.

Tengo claro que los “nuevos” van a traer sus consecuencias. Me han engañado. Me he dejado llevar por su canto de sirena, de novedosa protesta, y simplemente he colaborado con el “PODEMOS” acabar con la democracia de los radicales, por gritar yo tan alto como ellos, el vergonzante grito de “NO PODEMOS” salvar la democracia. Europa tendrá que capotear con la estridencia económica, el racismo, el nacionalismo, el fracasado marxismo como modelo de progreso… ¡¡Razón, por qué te he abandonado!!

Un Saludo.

Miren, los barcelonistas me han puesto “a huevo” lo de poder despotricar de su delirio soberanista. Y es que en Cataluña todo es extraño, nada es normal, todo es como en realidad distópica una mera apariencia, una burda burla a lo que conocemos como razón, pragmatismo, realidad. Y no me vengan los que se la cogen con dos cucharas con la tontuna de que el FC Barcelona nada tiene que ver con la política, puesto que ese club, esa cosa pseudo-deportiva, es la única que presume de “ser más que un club”. Cierto. Una ideología política.

Poniendo en antecedentes. Resulta que en este final de temporada en que para regocijo de no sólo madridistas, sino españoles en general, el FC Barcelona se hizo el seppuku deportivo, coincidía que acudía a la ciudad catalana el conjunto madrileño del Getafe. Como es normal y lógico, hasta en Barcelona habitan gentes de Madrid -aunque joda a los catalanes-, y por supuesto algunos valientes se decidieron a acudir a esa cosa peligrosa que es el “Nou Camp” para animar al conjunto de Getafe en su posible puñalada final en las ilusiones deportivas barcelonistas. El fútbol de siempre ha sido el arte de la provocación, y por supuesto un chaval acudió al estadio catalán con una camiseta del Real Madrid. Valiente osadía en el templo de más que deporte, sino de la guarra política de los farsantes. Ni cortos ni perezosos los barcelonistas se enzarzaron con él, y a fuerza de presión e insulto, además de la fabulosa colaboración de la seguridad del antro, que veía un insulto una camiseta blanca, pero no que lo zarandearan un orate… Acabaron por sacarlo del estadio.

Ni quiero pensar que si esto ocurre en esta pocilga de campo, siendo parte de España, que no ocurriría de quedarse ellos de amos del cotarro. Esperemos que Antiviolencia sancione la actitud de la Seguridad del Nou Camp, de la orden de valorar más una camiseta que una agresión. Este es el equipo deportivo que su presidente se jactaba de que tenía representación política del proyecto soberanista catalán. No ocurrirá nada, los catalanes son puro “seny”.

Tócatela otra vez Sam. Estos son los que arrogan la palabra más falsa de todo el orbe ibérico; “seny”. Cosa esta que viene a decir “buen pensamiento, buen rollito, o vaya usted a saber. En definitiva otra ocurrencia más emanada de las mentes huecas de la “Cataluña es diferente”. Por supuesto estamos aquí los cabrones hispánicos para afear esas falsedades de libro. A bote pronto se me viene a la cabeza el affaire más cercano en que el barcelonismo nos “hizo política” en las costillas de los españoles. Resulta que al chusmeta de Alves, defensa barcelonista, se le había tirado un plátano en el campo del Villarreal. Válgame Dios, con la iglesia o el racismo hemos topado. Telediarios, debates, trending toppic, y como no, el “salao” del brasileño en cuestión, dándonos lecciones de lo muy racistas que somos en España, que más parecía un filósofo que un simple pelotero. La cosa es que el asunto tomó tal cariz, que como no, los españoles nos entró el famoso complejo de los dogmas, y acabamos con la cabeza agachada y la correspondiente genuflexión colectiva de los “bárbaros hispanos” frente a los muy civilizados catalanes.

Pero no piensen que el hecho es algo puntual. Solamente rebusquen en la red y verán decenas de agresiones por el mismo motivo… La ofensa de la camiseta del Real Madrid. Por contra busquen cada partido camisetas del FC Barcelona en el Santiago Bernabéu y cuales son los resultados… ¿Seny? Me reitero, valiente pocilga, antro, es el Nou Camp. Los méritos hay que ganárselos. Y para Alves, el que nos llamó “sociedad racista”, que por cierto lo “amillona”, recordarle que en su Brasil idílico, no caen plátanos, sino bidés completos al campo… Estos de Cataluña de tanto mentir, se lo acaban creyendo…

Viendo las imágenes del abuso del chiquillo madridista, con toda una grada aullando y berreando, con el tarado del empujoncito, los señores guardias de la injusticia, se me recuerda que ese es el gran problema de todo nuestro dilema con el soberanismo catalán. Aquí ellos son los que marcan la raya de lo que está bien y mal, y España calla y agacha. Ellos deciden la forma, el fondo, la moral, y cuando las cosas no les salen como quieren, entonces nos tocan los dogmas de racismo, nacionalismo, barbaridad…. Y nos cuentan a cambio la milonga del “seny”. Eyy, oiga usted, que yo soy catalán, el “seny”, el “seny”, recuerde… En verdad que después de ver las imágenes y la porra de palos que nos vino de Cataluña a cuenta del “platanito” -las comparaciones siempre tan odiosas e inoportunas para la razón-, dan buenas ganas de mandarlos a tomar mucho por culo, a Alves, al barcelonismo, y al “seny” de los cojones.

La trampa como siempre está servida. Ellos se protegerán en palabras vanas sin significado, y constantemente agrederán a todo aquello que les suene a no “catalufo”, y por supuesto, tendrán al tontolaba de turno, acomplejado intestino hispano, que se cagará de todo aquello que provenga de aquel faro de la razón llamado Cataluña y que nos recordará que debemos “dialogar”, dialogar mucho, vaya a ser que nos llamen bárbaros, racistas, o incluso españoles, cosa esta bien imperdonable para el pusilánime medio. En fin.

Un Saludo.

El que aquí les habla no se destaca por su demagogia momentánea. Tampoco es adicto a las ideas de corte “marxista”. Hago la aclaración pues me voy a atrever a atacar de una vez el “orden establecido”. Justo creo que esta aclaración es debida a que creo que aún soy un verdadero defensor del “orden establecido” realmente… Otros por contra, están amparándose en una idea perversa de éste, justo para hacer, “de su capa un sayo”.

Si tuviera que definir el “orden establecido”, diría que son el cúmulo de circunstancias, leyes, situaciones, que llevan a una determinada sociedad a un objetivo concreto. En el caso de las sociedades demócratas y de economía de mercado, éste ineludiblemente va encaminado al bien común de la sociedad, dígase resumido al estado del bienestar. Hablo de estado de bienestar, puesto que todo movimiento democrático que no estuviera encaminado a la mejora vital de la sociedad, no merecía tal apelativo. Otros “órdenes establecidos” van encaminados a la supervivencia del estado, de una ideología, de un partido. Eso no son democracias, sino falacias. Ahondando más, diremos sobre este orden básico en las democracias, que son el todo que hace viable la normal convivencia de la sociedad, aunando la capacidad de supervivencia básica, con las capacidades ambiciosas de la misma. Si este es correcto, normalmente una sociedad progresará ineludiblemente.

diaz ferran

Lo reconozco. Me ha podido la discusión entre aspirantes a “empresario” del otro día. Me dejé llevar. A pregunta de que consideraban “empresario”, el resultado era prácticamente un aventurero sin escrúpulos. Me acordé de Gerardo Díaz Ferrán, que a la vez que arrogante nos mandaba a todos a trabajar más y por menos, se lo llevaba calentito. Para mí por contra, empresario es persona cuyas ambiciones se sustentan en límites morales básicos. Basta ya de “aventureros de la riqueza” cuyos riesgos los pagan el resto, mientras ellos ya diseñan su siguiente “aventura”…

El defecto de este asunto es cuando una parte u otra -da igual cual- pretenda abusar de este haciéndolo su “orden establecido” para su único beneficio. Cuando alguien pretende que este sistema de equilibrio perfecto, trabaje para sí mismo, dejando al resto al margen, comienza la frustración. Dígase que en el caso que me ocupa, algunos han tomado el control del mismo, olvidando lo que supone la vulneración del equilibrio. Recordaré que aquellos que creen que la situación les favorece, olvidan que justo tienen el control de la situación, debido a que la estabilidad de pasadas épocas y en consonancia la capacidad de satisfacción global, hicieron posible esta favorable ventaja. Habría que hacerles ver a muchísimos que arrebatan esta tranquilidad con alegría, que hubiera sido de su poderío en una sociedad sin paz social, que habría puesto en riesgo sus ambiciones, e incluso vida y haciendas.

Es insoportable contemplar que el razonamiento más básico para afrontar la crisis, está siendo la vulneración de la legalidad más básica, siempre que esta afecte a los más débiles del equilibrio. Me sonrojan como defensor acérrimo del liberalismo, que bajo su nombre se estén cometiendo verdaderos latrocinios legales. ¿En qué parte de la teoría económica liberal, dice que determinadas leyes son vulnerables y otras por contra intocables? Resulta que todo aquello que signifique “derecho” es atacable. Por contra el capítulo de “obligación” resulta inalterable. Para más inri, hasta estos valores no son estables, puesto que “derecho-obligación” son más o menos fundamentales, siempre que sean vistos desde arriba o desde abajo. Seré demagogo; ejemplo básico. En la creencia de algunos, son inalterables la hipoteca, los impuestos, los recibos. Por contra son fácilmente modificables, contratos, derechos, seguridades menores y diversas…

Como me muevo en círculos liberales, la sorpresa es todavía más mayúscula cuando escucho a los “cachorros” de la nueva generación ideológica que habrán de gestionar el “orden social” para hoy y el futuro. Para ellos el conjunto social, no es más que un inerte conglomerado de números, cifras y estadísticas, considerando que un “buen trabajo”, es conseguir meter a la sociedad en la faja apretada de un “low-cost”. La vulneración es absoluta. Con repugnante sorna, los defino como de la “escuela asiática” en definición a sus malos usos vergonzantes y en contrapartida del moralmente más elevado modelo de la “escuela austriaca” de Hayek. Llamados a gestionar el “orden social”, se han convertido en simples garantes de comisiones y plusvalías, en el beneficio de unos pocos. ESO NO ES LIBERALISMO.

trabajo

Y no me cuenten milongas. El “orden establecido” no puede generar intocables y vulnerables. La fórmula más óptima de funcionamiento es que todas las partes se sientan beneficiadas. El secuestro es evidente cuando se considera que es legítimo y vital para el “sistema” garantizar el ingreso de un banco por un documento firmado -por ejemplo-, y por contra, deshacer un contrato laboral también firmado de antemano, con la creación de siniestras figuras como el ERE y la Reforma Laboral. ¿A nadie se le ocurrió que si por ley se vulneran unas condiciones, otras deberían ser también modificadas? No. Usted siga pagando su hipoteca religiosamente, que yo no le pagaré su sueldo estipulado maliciosamente. Eso sí, es por el bien del “orden establecido”.

Si el sistema no es capaz de satisfacer TODAS las necesidades, este es defectuoso. Para incredulidad de muchos “capitalistas” y no menos “comunistas”, el mercado se fundamentó en una premisa básica; satisfacer las necesidades, y la más óptima redistribución de recursos. Sin más. El modelo actual, en nada tiene que ver con este proceso. Aquí se trata de proteger la capacidad de enriquecimiento de unos pocos, aún cuando esta se sobreponga a las necesidades globales de los muchos.El mercado y el liberalismo no puede consentir que el horizonte final, sea satisfacer las aspiraciones de unos pocos, frustrando a la mayoría de la sociedad. El ineficiente sistema comunista lo agradecerá al final. Hay que desterrar la idea de “orientalización económica” como base de actuación. La sociedad no puede soportar como la ley es papel mojado para los débiles, y férrea e inalterable para con los fuertes.

Sirva este pequeño manifiesto como recordatorio para muchos navegantes. Ser rico y poderoso, es legítimo. No tanto que para serlo se haya de apisonar la capacidad de supervivencia de la sociedad. Ser rico no puede ser sinónimo de patente de corso, injusticias y privaciones de los muchos. Sino trabajo, innovación, redistribución. El mercado no se creó para trasferir lo de muchos, al bolsillo de pocos… Para eso ya existía la aristocracia. La Gironda no nos lo perdonaría.

Un Saludo.

 

El derecho a no dar derecho…

Publicado: 18 enero, 2014 en Pensamiento

El aborto, marginando debates, verborreas estériles -que paradoja-, y discursos cínicos, parte de una máxima filosófica inapelable; el egoísmo.

Sírvase a pensar el lector, antes de lanzarse en la vorágine de los “derechos inalienables”, dando por hecho, que uno tiene semejante potestad, la categoría de SÍ NACIDO que ya tiene uno por el hecho de estar pensando…

annegeddes_wallpaper66

Imagine pues que todavía ese acto no se hubiera producido, que fuera uno mismo una entidad por hacer, y tus antecesores consideraran que tus mismos derechos a los derechos, no son viables, por el derecho a no dar derecho…

Pues a resulta que la disposición de un aguerrido defensor del derecho propio a decidir, ya decide metafísicamente el contra derecho de otros a no decidir… ¿Habéis pensando esto los ya nacidos, os encaja mínimamente en vuestras conciencias tan temporales y presentes?

Un Saludo.

Chicos, ¿de qué coño vais? Resulta que os han educado en la igualdad y resulta que seguís en viviendo en el mismo vicio luctuoso que las generaciones pretéritas? Sigo leyendo o escuchando crueles historias con criminal final, y me preocupa. ¿De que vais?

maltrato

El asunto del maltrato es gravísimo. Tras múltiples campañas, los terribles resultados no aminoran. Creo que esta imagen resume perfectamente, que tras el drama, existe un terrible subyacente que hay que denunciar. El amor no puede aceptar el daño. JAMÁS y en FORMA ALGUNA. Nadie se engañe; amar y odiar, solo conduce a la violencia más extrema. Hay que saber abandonar. Hasta por amor.

Parece que no os enteráis todavía como funciona esto. A las mujeres no se les insulta, no se les pega, no se las martiriza. O se las quiere, o abandónalas sin más. No dudes en salir corriendo si albergas el menor sentimiento diferente a un amor tan ciego y despiadado, que no seas capaz de respirar. No dudes. El amor no acepta la escala del gris, y si no te sientes en blanco, no nos obsequies con tu color más negro. Si por cualquier razón, en tu alma anida la tibieza, no te quedes a investigarte como ha podido ser… Podrías encontrarte en la prisión de los débiles, pues sí, maltratar a una mujer, sólo es propio de la vileza de la debilidad. No la culpes a ella de que hayas entrado en la tierra de nadie, que tu corazón se haya podrido, y nos quieras expresar, que es posible amar, a la par que odiar.

O amas u odias, las dos cosas, no son posibles…

No te escudes en su comportamiento, pues ella, aunque te pese, no es tuya. Es suya. No me vengas a contar lo que te hizo o dejo de hacer, puesto que tu te quedaste. Abandónala. No se puede amar a quién se odia, del mismo modo, que no se odia a quién se ama. ¿No te enteras todavía? Tú creías, tu pensabas. Ella dijo, ella hizo… No te engañes, si no puedes quererla, no la quieras, pero no la pegues ni la maltrates. ¿No es quizás que la odias por ser tan cobarde y tan poca persona, tú, que no pudiste abandonarla aún sabiendo que ya no la querías? Malnacido no les hagas daño, tú eres quién ha firmado con el diablo. La pareja es cosa de dos, y tiene por contraparte al amor. Tú eres quién lo convirtió en un luctuoso y vergonzoso trío, donde conviven por igual, el amor, el odio y el desamor… Maltratador por debilidad y cobardía… ¿No te enteras todavía?

Un Saludo

Si ves un virtuoso, ataca…

Publicado: 13 enero, 2014 en Pensamiento

Qué vivamos el oprobio de un cénit moral bastante indeseable no es ninguna sorpresa. Conversando el otro día con un viejo profesor de filosofía de cuyo nombre no debo acordarme, éste, con gran sarcasmo sonreía. Me decía que la sociedad evoluciona a valores morales que cuando él era joven, ni por asomo, pensaría que pudieran alcanzarse. Sin entrar en la magnitud del acierto o no, de la moral “new age”, simplemente me recordaba una máxima ineludible; que lo piensen muchos, no evita que pueda estar corrupto.

La idiotez hoy día es un valor en alza. Y claro, algunos han decidido llenar sus múltiples carencias tanto morales como emocionales, en base a sustratos de lo más variopinto. De entre las idioteces, una de las principales es la “humanización de los animales”. Sí, como suena. Se pudiera pensar que este movimiento social pudiera estar correspondido tras múltiples siglos de arrogancia humana, dónde nos hemos creído el culmen biológico de este planeta. Hasta aquí todo correcto. Es innegable que en base a la idea centrípeta del humano, muchas veces se han cometido muchísimas tropelías -de otro lado, no impropias tampoco para con los mismos humanos-. Por supuesto que la sociedad acierta a la hora de comenzar a mirar que es de los animales y de nuestra convivencia para con ellos. Por supuesto y como en todo, sería necesaria la siempre agradecida regla de los moderados; cualquier movimiento humano, sólo será fructífero, siempre y cuando, sea llevado a cabo marginando los radicalismos.

Pero como no, la historia es bien distinta. Una sociedad absolutamente abotargada, corrupta de sentimientos, aburrida como ninguna, para nada puede establecer una línea diferente que no sea la de la estricta militancia. El asunto de los “animales” está plenamente polarizado, como otros tantos de este pequeño planeta. Ser “animalista” no es menos que ser un fanático absurdo, engreído de bondades, solamente funcionales en la mente del propio sujeto. Como cualquier radicalismo, subyace la puritana idea de que todo aquel que no comparta ese “avanzado” punto de vista, poco menos debe ser un “enemigo de clase”, en este caso de especie. Y claro la ínfula crece al compás de las victorias de la batalla moral que es en sí, la propia sociedad. De logros que consideraremos legítimos, ya estamos cayendo en la “talibanización”, quedando la supuesta moral de los creyentes, por encima de incluso la propia ciencia.

caterina-simonsen

“Por mí muérete mañana, no sacrificaría a mi pez dorado por ti. Si hubieras muerto de niña, a nadie le habría importado. Por mí también podías morir a los nueve años, no se hacen experimentos en ningún animal, raza de bestias repugnantes”. Como leen. Yo soy honesto; aquellos que añaden al sufrimiento injusto, el insulto y la insolidaridad, deberían sentir en sus carnes la crueldad de la enfermedad y el verdadero desprecio social. ¿Usted lector, piensa que estos mamones no quieren sobrevivir y se dejarían morir alegremente para no dañar a su pececito? Hijos de puta, cuanta mala gente hay…

Me ha sorprendido que esta evolución de la batalla de las ideas, no esté encontrando el discurso adecuado por dejar el campo libre, a aquello “fanáticos”, cuyo mero argumento es su pura complacencia egoista. Leyendo entre noticias del mundo, leí el caso de una chica italiana llamada Caterina Sim0nsen, enferma con extraños síndromes, la cual cometió el error de ser honesta en su Facebook; “sin la experimentación animal, yo habría muerto a los nueve años”. Craso error. De inmediato cayó sobre ella el huracán facineroso de aquellos que se consideran “moralmente elevados”. Sirva como ejemplo una sola contestación… “Podrías morirte mañana, yo no sacrificaría a mi pez por ti… Evidentemente no se debe entrar en el error de debatir-rebatir con estos orates. Aquí tenemos un claro caso de lo que una idea podrida puede producir cuando se le permite seguir funcional.

Tiempo hace que los taurinos, cazadores, y otros tantos, parecieran haberse quedado sin argumentos ante los “supremos” animalistas, sin darse aún cuenta de que subyace en su interior simplemente esa amalgama de ideas aberradas. Ellos simplemente son personas desnortadas moralmente, incapaces de comprender más allá de lo que a sus tristes vidas acontecen y satisface, y por supuesto, víctimas del mal de la radicalización. Cuando un grupo salvaje, antepone el derecho de cualquier animal a la posibilidad vital de una persona, no hay que dudar, no sienta temor. Usted no tiene enfrente alguien, sino algo. Es la desmoralización la que lleva a tener que pararse a dudar, de si lo que exponen estos cafres, tiene algún sustrato intelectual. No, ni mucho menos. Estamos ante radicales salvajes, aquello que como los nazis, eran capaces de legislar en favor de la naturaleza, amar a sus perros, a la par de idear mecanismos de exterminio masivos.

El totalitarismo clásico, vestido de perrito, torito, pajarito o pececito. No dude usted, aquel que le diga los gravísimos efectos dramáticos de una “vivisección”, si usted no le diera en absoluto la razón, no dudaría un minuto en aplicársela a usted. Estamos ante figuras de neo-Hitler, hombre templado, educado, amante de los animales, virtuoso, independiente, seguro de si mismo, pero vano de moralidad en su interior. Un verdadero peligro para la humanidad. Cuidado con picar en la creencia de aquellos que someten su vida a la regla estricta de la “virtud”, animal, alimenticia, política… Lo mismo da, está usted hablando de un animal humano, un verdadero depredador irracional, un cazador exterminador…

Desde luego en cualquier foro idiota, encontrarán el alimento necesario para su radicalidad, aquí no. Como en muchísimos aspectos, este blog siempre se defenderá la humanidad como modelo estándar para aplicar la lógica, sin entrar a valorar más allá que la realidad más objetiva. Caterina Simonsen es vivo ejemplo. Aquí no se defenderá la incapacidad moral de pervertidos morales, y su espiral decadente hacia el mundo de la “virtud” subjetiva y autocomplaciente.

Un Saludo.

Viene a significar Erasmo de Rotterdam la personificación de unos ideales muy elevados. Razonablemente la libertad de expresión y el propio librepensamiento le deben muchísimo. Hombre innegablemente avanzado a su época, Erasmo de Rotterdam, tuvo que vivir en un periodo de profundos cambios, donde su ideario humanista, bien poco pudo detener la debacle humana que supuso el Renacimiento. Y es que aún sonando profundamente positivo, el “Renacimiento” tiene su parte oscura, su intrahistoria terrible; los pollitos de Erasmo.

Existe la malversada idea de que el progreso, por el hecho de serlo, ya debe ser bueno. Un planteamiento de base normalmente rupturista, el progreso suele ser así,  suele tener buena acogida en el seno de una parte amplia de la sociedad. Así muchas veces, la bendición que suponen los avances, pueden inadvertidamente pasar a convertirse en totalmente lo contrario de lo que inicialmente parecieron querer decir. En la historia se nos muestran multitud de ideas que fueron planteadas, no fueron entendidas o aceptadas, y el futuro, por supuesto, fue el beneficiario. Para con Erasmo de Rotterdam, y su inquieta existencia, se usó la frase de “el puso el huevo, y Lutero lo incubó”. No menos famosa su respuesta; “pero yo no esperaba ese pollito”. Ahí está el matiz el matiz de la cuestión. En las ideas no solo hay que ser genial en su planteamiento, sino tener el tacto de saber si son adecuadas en tiempo y en espacio.

erasmo

Erasmo de Rotterdam 1466-1536. Sus Adagios, Elogios de la locura y su Traducción del Nuevo Testamento nos legan un pensador humanista de primera. De la generación de los que defino como utópicos; Tomás Moro, Collet, Linacre, planteó su “utopía” que el mundo no supo entender, o que el en su inteligencia no supo valorar. Llegados los problemas se escondió en la erudita independencia para no reconocer que quizás fue un tanto aventurado. Jamás rompió formalmente con la Iglesia Católica, si bien simpatizaba con la Reforma. En la turbulencia por el creada, solo supo decir…. “yo no esperaba este pollito”. Triste epitafio de una mente privilegiada.

Erasmo de Rotterdam vino a exponer realidades crudas y la necesidad de una reforma absoluta al calor del periodo de redescubrimiento que supuso el “Renacimiento”, dónde vino a fallar fue en que realmente no calibró la profundidad de sus palabras para con el tiempo que le tocó vivir. Quizás no sea responsabilidad del filósofo o el teólogo, medir las consecuencias, pero no menos es de esperar que el tirón de orejas se pueda producir a tenor de las consecuencias. Exponer para una mente brillante, considerada “humanista”, aún sonando paradójico, no debe suponer problemas. Lo tachable es que normalmente la brillantez de estas mentes no sean capaces de asimilar que van a ser difícilmente entendidos. Erasmo sin duda dio la base para la Reforma religiosa -y por ende social- en Europa, pero luego no quiso asimilar que el plano teórico, necesita de una trasformación al plano de la realidad. Su “pollito”, no es más que la deprimida respuesta al huracán desatado.

El propio Martin Lutero quedó sobrepasado por la superioridad intelectual de Erasmo de Rotterdam. En sus epístolas, se puede observar como pasa de la adulación -Lutero- al pensamiento soberbio del segundo, al requerimiento inmediato, para después y con acritud despreciar lo que paradójicamente más recordamos de Erasmo de Rotterdam; su independencia. Erasmo de Rotterdam planteó, pero quedó abrumado por la magnitud y consecuencia de su pensamiento adelantado. Hoy en día la historiografía, tiende a favorecer la imagen de Erasmo de Rotterdam, por la simpatía que el momento actual representa en las ideas por el descritas. El mundo no entiende de contextos, solamente de resultados. Es finalmente como si se quisiera imponer que el mundo entero fue quién no se adaptó a los planteamientos del teólogo. Sin embargo, la realidad es que el periodo de brillantez impuesto por el “Renacimiento”, se vio convertido en una de las épocas más oscuras en cuanto al pensamiento en Europa.

lutero

Martin Lutero 1483-1546. No destacaré por mi apoyo a Martin Lutero, del cual resumiría sus intensos claroscuros. Si le cabe el honor de ser el típico brazo ejecutor de las ideas. Los pensadores adolecen de miopía consecuente, y jamás son capaces de llevar a cabo lo que plantean. Normalmente se necesitan “Luteros” que son los que dan vida a las ideas. A pesar de que desagradaba enormemente a Erasmo de Rotterdam que Lutero se basara en él, su influencia es innegable. Tanto que el alemán jamás le perdonaría que Erasmo permaneciera inmóvil ante la plasmación de sus propias ideas.

La paradoja es que sus ideales “humanistas” pasaron a ser la punta de lanza de la destrucción europea. Sentó la base intelectual para la división política y religiosa de Europa, y con ello para la muerte y destrucción en un periodo de absurdo oscurantismo. El jamás supo definir el resultado. Su mente tenía claro los acontecimientos, pero se mantuvo al margen de los hechos, haciendo de su independencia un mero parapeto. La ideas y la genialidad deben ser manejadas con sumo cuidado. Dones tales, pueden a priori ser útiles alicientes sociales, pero se debe tener en cuenta que una vez vertidas, los resultados no pueden ser los adecuados o esperados. El pensamiento y la filosofía, suelen sufrir esta maldición, que a los ojos de la ciencia, es el motivo de su condena. Falta de rigor y de resultados prácticos. Las ideas vertidas generan sinergias, sorprendentes para sus creadores. Resultados que una mente brillante, paradójicamente jamás se podrá explicar.

La historia desde Erasmo, o quizás antes, no deja de mostrar la repetición de este proceso. Idea avanzada, sociedad no preparada, resultados luctuosos a corto y medio plazo. Quizás el método deba ser así, no exista otra posibilidad, y sea inevitable que la aportación de unos pocos, deba ser llevada con dureza por los muchos, no lo sé realmente, finalmente solo me planteo la inevitable consecuencia: ¿El progreso entonces es un acto de humanismo o de ilustrado egoísmo?

Un Saludo.

Hoy voy a hacer un ejercicio que no me gusta nada. Voy a dejarme llevar en manos de la conspiración y elucubrar algo que mi mente piensa sin ni mucho menos hacerlo. Quis custodiet ipsos custodes – Quién vigila a los vigilantes, alocución de Juvenal. La cosa es que de un tiempo a esta parte, determinadas noticias me llevan a pensar fresca esa obsesión de nuestros ancestros romanos, relativa a la corrupción, gran mal de nuestra sociedad civilizada. Para toda buena conspiración, hay que dejarse llevar. Pensemos por un momento.

Imaginemos un mundo aparente, dónde la corrupción es la fuerza dominante y motor del propio poder político. Tanto habría calado que no existiría resquicio ni actividad fuera de duda o sospecha. ¿Estamos? Bien. Evidentemente esta corrupción organizada necesitaría de un gran ejercicio de apariencias para poder haber sido desarrollada. La cosa es que tal sería el poder de la corruptela, que incluso los actos de teatralidad para combatirla, serían no más, que mayores actos de corrupción. Dígase que para mantener el sueño de los justos, se acabó por asimilar la corrupción como un acto menor, propio del boato y del poder, y que simplemente hay que guardar unas determinadas apariencias que sostengan mínimamente la precariedad de una sociedad a todas luces mentira. Así se hace como que se limpia toda aquella suciedad, mediante grandes operaciones mediáticas, enormes titulares contra la lacra de la corrupción, pero se “inventa” un método infalible para que todo aquello se quede en agua de borrajas.

Blesa

Siempre que escucho noticias del Sr. Blesa, me retumba en la mente la falacia de “igualdad, igualdad”. Imagino a al encausado medio, ladronzuelo de tres al cuarto, drogadicto, mentecato, dilatando su proceso solicitando la recusación del juez por “imparcialidad”. Hilarante verdad…. ? Recovecos y subterfugios existen, otra cosa es quién tiene el derecho REAL de su utilización.

 Una vez planteada la conspiración hipotética, lleva la hora de buscar los diferentes nexos de unión con la realidad, así haremos verosímil un mal sueño de una noche de verano… ¿No queda clara la sospecha de que en el estado actual, están ocurriendo cosas un tanto extrañas y aparentes? Enumeremos, pongamos nombre a bote pronto a los casos más llamativos:

-Caso Gürtel: Resulta que unas escuchas ilegales ordenadas por el entonces juez instructor, Baltasar Garzón, favorecen de forma enorme la causa de los encausados al vulnerarse sus derechos por vulneración de su intimidad…

-Caso Blesa: De modo parecido, también resulta que un exceso de celo de un juez, en este caso, José Elpidio Silva, produce la anulación por la audiencia de Madrid de la pieza principal de su encausamiento…

-Caso Noos: De repente dónde se dice que la Infanta Cristina había vendido unos trece inmuebles y fincas, un “error en la cadena” produce que el DNI de la misma figure, siendo completamente un fallo que esta debiera figurar…

infanta-cristina

Evidentemente que para la Infanta Cristina hace falta imparcialidad. Ni más justicia, ni menos. A veces algunas acciones del juez Castro, tienden a favorecer el linchamiento público de la Infanta, por ser Infanta de España -opinión subjetiva mía, por supuesto-. Su ejemplo aparece aquí en la rapidez en que se ha resuelto el supuesto error administrativo de hacienda. ¿Alguien se llega a creer que de no ser Vos quién sois, la cosa no le habría supuesto enormes problemas?

Podría seguir hasta la extenuación en una pléyade de estrambóticos y desorbitantes errores, excesos de celo, rupturas del derecho… Realmente me he decidido a los más mediáticos que así todos recordamos. La cosa es que la teoría de la conspiración está libremente está servida. Para uno que se mantiene al margen de las cloacas del poder, uno, dos, si cabe tres… Más quizás, pueden existir, pero cuando el asunto se generaliza, la mente empieza a jugar malas pasadas. Aquí comienza a caber cualquier cosa, incluso llegar a pensar que no existen fatales coincidencias ni errores pavorosos; para nada. Libre es el pensamiento que comienza a configurar la penosa idea de un sistema pergeñado para y por ellos. Evidentemente como parte de un enquistamiento de la corrupción. ¿Si uno quisiera “liberar” a otro, con una apariencia de justicia, evitando el déspota escándalo de la injusticia, no sería utilísimo el “factor fallo-error”? Piensen ustedes que habría ocurrido de ser por ejemplo su DNI el “doblado”, sus escuchas grabadas, o recusar a un determinado juez por exceso de celo… ¿Qué habría ocurrido? Contéstense así mismos…

Espero que sea fruto de una mala digestión. A mi modo de ver no existen los casuales generales. Los errores útiles, comienzan a sembrar dudas gravísimas e insalvables. Nos queda claro que nuestro sistema de sociedad está netamente corrompido, pero no hemos asimilado que ni siquiera la justicia y los “vigilantes”, sean parte del lodazal. Quis custodiet ipsos custodes… Quis custodiet ipsos custodes… Quis custodies ipsos custodes…

Un Saludo.

 

 

Los pecados Capitales

Publicado: 18 junio, 2013 en Actualidad, Pensamiento

José de la Cavada -responsable de relaciones laborales de la CEOE- se ha ganado a pulso su inclusión en el averno de los bocazas. Ya son varios aquellos, a los que su boca pierde y casualidades de la vida, como si de maldición se tratara, a más bocazas, mayor es la caída posterior. Recordaré ahora el caso del ínclito Díaz Ferrán que pasó de insultar a los trabajadores con su famoso “trabajar más, cobrar menos”, a la prisión por sus prácticas poco ortodoxas. Tanto como su boca.

José de la Cavada quiero pensar que llevado por el ambiente de un foro organizado por Adecco, dónde seguramente se dejó llevar, ha cargado contra los permisos por defunción que como derecho mantienen los trabajadores, cuatro días en caso desplazamiento a otra provincia. Para él está más que desfasado pues piensa que, “se hizo pensando que los viajes se hacen en diligencia, pues se dan cuatro días para un permiso por defunción que, evidentemente con los vehículos que hay ahora, se trata de horas de desplazamiento, o a veces de una hora”. No harto, también cargó contra la base de la legislación, mencionando; “que es copia en este caso de la legislación del franquismo, superprotectora y que no corresponde con la necesidad que tiene una persona para ir a un acontecimiento familiar de ese tipo”. Vamos en un golpe y porrazo, solicitó la reducción del citado permiso, y de golpe nos recordó que hasta en el franquismo, la situación laboral, parecía caminar por un derrotero más humano.

responsable-relaciones-laborales-CEOE-Jose-Cavada

José de la Cavada. Y anda que no tiene fácil el chiste. Mire usted, la CEOE es por supuesto necesaria. Del mismo modo que el trabajador tiene que estar representado, los empresarios también pueden. Otra cosa es que ustedes ya se van pareciendo a la SGAE. Dictámenes demoledores, moralidad ausente. Al menos le deseo a usted mejor suerte que al que fue su jefe empresarial y al que las últimas noticias sitúan como presunto golferas de tomo y lomo. ¿Ser un chorizo y mandar a la desesperación a miles de empleados por excéntricos caprichos no se ha quedado también obsoleto? Quizás deberían recomendar también a sus conmilitones como manejar una empresa y no vaciarla como monedero…

Y es aquí donde me veo necesitado de escribir unas líneas. Por encima de la frase a destiempo, de la patochada de empresario sin luces, me queda claro que tanta coincidencia en frases, la casualidad de tanta escasa sensibilidad, no discurre en empresarios de baja moralidad, sino únicamente a un derrotero nocivo del propio sistema capitalista. Antes de que mi lector habitual se ponga las manos en la cabeza, no, esto no es una negación del sistema, únicamente un avisa para navegantes, de hacía donde discurre el sin duda mejor sistema económico posible. Aclaración aparte, hay que revisar que sensibilidades se están adquiriendo en las escuelas de economía y relaciones laborales. Cuando tengo el gusto de discutir con jóvenes empresarios, encargados de la creación de la futura riqueza del país y por ende del empleo, quedo muchas veces sorprendido de la extraña deriva y la aceptación de conceptos económicos cuando menos dudosos. Realmente para entendernos, debería considerar el nacimiento de una nueva escuela económica en el capital; la “chino-oriental”….

trabajadores_china

Es doloroso contemplar como muchos economistas han caído presa de la trampa del capitalismo de desarrollo. Todos los avances sociales están en tela de juicio al observarse y comparar con países que no se debe. No se puede generar un mantra intelectual en torno a sostener la tasa de crecimiento de países en vías de desarrollo o con sistemas poco ortodoxos. La ensoñación “oriental” de mucho economista, solo funciona en oriente. Esto no es China, mal que algunos les pese.

La obsesión “oriental” es constante. Resulta que nuestros próceres económicos, viven obsesionados en ideas económicas que sólo suponen la “orientalización” de nuestra economía. El sistema capitalista está pasando de ser la mejor herramienta de progreso y bienestar, a un burdo proceso decadente, tendente a los mismos vicios que los experimentos más totalitarios. Algunos olvidan que cualquier sistema decente y moral, está basado en servir al pueblo, y no este al sistema. Los comunistas lo olvidaron y ya conocemos los resultados. Las cosas son como son, la mera mención a que con el “franquismo” la legislación laboral era más proteccionista, causa verdadero estupor. Quizás deberían explicar su concepto de sociedad de un modo más claro. La actual crisis es fruto de una vulneración del propio sistema llevada a cabo por la avaricia global. Está visto que las lecciones no se aprenden y algunos consideran más importante la salud del sistema, por encima incluso de las personas.

brasil2

Cuando estudiaba historia, siempre me llamaba la atención como los reyes y gobernantes podían estar tan cegados de la realidad. Aquellos no veían venir nunca, lo que se avecinaba. Ahora en el ejercicio de olvidar la historia para tener que repetirla, los nuevos “reyes” obvian lo que está ocurriendo. Eclosionan por doquier las revueltas de ciudadanos hastiados del desdén del poder, ya sea estatal que empresarial. En la imagen, Brasil  y sus extendidas protestas. Existe en el acerbo popular un dicho que dice; “cuando las barbas de tu vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar”…. ¿Escuchan?

Fíjense incluso en el cortoplacismo y escasez de miras en los neo-planteamientos actuales; el mundo está reventando de “revueltas populares”, meras reacciones subsistenciales, convulsionando cada día más, y sin embargo los hay que no saben salir de la teoría de su probeta. ¿Están ciegos? El olvido desconsiderado de esta hueste de nuevos gestores y economistas, de las premisas sociales, son la base de la ruina actual. Su tratamiento antisocial, no puede ser bueno para la sociedad. Por supuesto que el “franquismo” era más proteccionista hacia el trabajador. ¿Acaso no era un dictadura? Evidentemente Franco no habría muerto en su cama de viejo, si el pueblo español hubiera tenido la nevera vacía. El “franquismo” económico funcionó, puesto que contó con el factor fundamental de un pueblo sin libertades, pero laboralmente medio contento. Cuando uno observa en Madrid la “Ciudad Pegaso”, barrio creado por dicha empresa para sus trabajadores, y se observa el planteamiento actual de merma constante, burla, y persecución… Las comparaciones son odiosas.

cinepegaso

Algo se tiene que estar haciendo mal. Por supuesto que no es necesario que nos proporcione la empresa vivienda y ocio como antaño, pero ni mucho menos se puede permitir la postración de la clase trabajadora. Esta miopía “técnica” va a traer gravísimos problemas. Deben recordar los señores empresarios, que su riqueza es lícita, por supuesto, pero está cimentada en la paz social. Sin esta, en una sociedad convulsa y revolucionada, los excesos acabarán con la riqueza por la mera supervivencia de los muchos frente a los pocos. ¿Es la verticalidad franquista? Puede ser… En la imagen el Cine Pegaso, de la Ciudad Pegaso. Algunos empresarios esta imagen les causa desvelo… Quizás lo que falte a los empresarios que exigen tanto a sus empleados, sea moralidad.

Evidentemente estamos en un punto clave de encrucijada. El capitalismo es un sistema fenomenal que compatibiliza la capacidad de llenar la despensa con mantener un mínimo digno de libertades, pero la actual deriva y línea intelectual debe ser revisada. La globalización económica se basa en la minimalización de costes y es un sistema práctico para el desarrollo, pero no debe ser tomada como base final del propio sistema. El sistema debe trabajar para el pueblo, y no este para el bienestar del sistema. Si nos basamos únicamente en la reducción de costes -sin diferenciar que la sociedad puede finalmente jibarizarse-, evidentemente se mejorará la “competencia”, pero básicamente llegaremos al punto de no tener con quién competir. No puede basarse nuestra clase empresarial únicamente en que determinados países se sostiene el crecimiento económico en base a reducciones draconianas de los derechos e ingresos, desigualdades laborales e injusticias legales. Occidente no puede mirar oriente. El “franquismo” le pese a quién le pese, a la derecha o a la izquierda, por una vez sirve de ejemplo de la capacidad de elección de un determinado modelo.

Entienda el que quiera entender, y quién no, que no lo haga. Evidente que llego a comprender las necesidades actuales, y considero que el esfuerzo es necesario. Existen determinados excesos pero ni mucho menos estoy clamando por el “socialismo”, sino más bien y por nuestro bien, que este no acabe triunfando en las ruinas de un capitalismo confuso y obtuso. Una declaración ridícula como la del permiso por defunción, ni sirve de ahorro costes laborales. Por contra solo genera incertidumbre entre aquellos que mueven el sistema; los trabajadores. Así nos va, esa es la credibilidad… El espíritu de Díaz Ferrán.

Un Saludo.